Orquídeas de Machu Picchu
en la temporada del sol

  Localmente conocido como “Verano en Machu Picchu” y para otros como la estación seca, este período comprende los meses de abril a octubre; las mañanas nubosas y de lluvias tenues de corta duración durante pocas horas por la mañana y al anochecer son características de esta temporada.

  Las lluvias han dejado paso a un cielo donde los rayos del sol llegan y calientan al suelo. La humedad sigue siendo el nexo entre las temperaturas más frescas en la época de las lluvias y las temperaturas más templadas en esta época, acumulándose en los valles.

  En rigor de un estudio más completo, el clima de Machu Picchu está íntimamente relacionado a lo que ocurre 2400 metros más abajo sobre la costa del Pacifico gracias a la corriente fría de Humboldt que se origina en Chile y corre paralela a la costa occidental en dirección al Ecuador. Desde abril a octubre el sol se halla inclinado sobre el hemisferio norte, la atmosfera más fresca a nivel del mar provoca que al tomar contacto la corriente fría de Humboldt con esta e ir ascendiendo en forma de vapor no se formen nubes tan densas y este momento de pocas lluvias y días más templados es considerada la estación del verano en Machu Picchu: el cielo abierto y con pocas nubes facilita el ingreso de los rayos solares y en las alturas de Machu Picchu se ven favorecidas la presencia de temperaturas por encima de los 12º C, llegando a registrarse muy temprano un porcentaje de humedad cercano a 100 % con temperaturas mínimas de 8º C y a partir del mediodía y hasta el anochecer observándose porcentajes de hasta 35 % de humedad y 21º C de temperatura. Durante el verano en las alturas muchas plantas pierden sus hojas y otras entran en reposo para reiniciar su crecimiento al momento de reiniciarse la temporada de las lluvias.

  Pero desde noviembre a marzo favorecida por una atmósfera mas cálida a nivel del mar, el contacto de la corriente fría de Humboldt con ella provoca que se formen espesas nubes que al ir ascendiendo el sol no llegue a calentar el suelo y descarga lluvias persistentes originando lo que se conoce como invierno en Machu Picchu. Por lo tanto, las condiciones climáticas en Machu Picchu y en todo Cuzco son notablemente opuestas a lo que ocurre en la costa del Perú en ese mismo instante.

  Así como las pocas lluvias de la temporada del verano en Machu Picchu dejan una atmósfera más limpia y luminosa, también el río Urubamba discurre zigzagueante por su lecho rocoso con aguas bajas y cristalinas.

  Las orquídeas que florecen en esta época pueden abrir dentro de un período determinado: Anguloa virginalis, Lycaste macrophylla, Phragmipedium caudatum, Sudamerlycaste locusta, Maxillaria alpestris, calantha y trigona, Kefersteinia koechlinorum, Masdevallia antonii, Comparettia rubriflora, Chondrorhyncha aurantiaca, Symphyglossum sanguineum, etc.

  Otras son características de un período prolongado dentro de ambas estaciones: Sobralia dichotoma, Cyrtochilum minax, Sudamerlycaste fragrans, Prosthechea crassilabia, Lepanthes menatoi, Stelis argentata y por supuesto Epidendrum secundum.

 Ésto se interpreta debido a que dentro de una población de determinadas especies algunos especímenes florecen dentro de determinados días o meses una vez al año; sin embargo lo habitual es que el conjunto de representantes de dicha especie lo hagan a lo largo de un período de más de 6 meses de manera secuenciada. Así, muchas especies que son halladas en flor en la época de las lluvias, continúen viéndolas en flor en la época del sol en Machu Picchu, pero no dando dos floraciones en el mismo ejemplar.

  También es el momento adecuado para que las cápsulas de las orquídeas con semillas se sincronicen para dispersarse en el momento que comienza la temporada de las lluvias, teniendo disponible el agua y los nutrientes que les permitan inmediatamente germinar asociadas a hongos simbiontes.

  Mas aún, esta época del sol es mucho más marcada la diferencia entre los ambientes abiertos y luminosos, donde la humedad va a fluctuar a lo largo del día, de aquellos ambientes donde el dosel arbóreo y herbáceo filtra los rayos del sol y mantienen más estables las temperaturas, frena en gran medida los vientos y por consiguiente mantienen un porcentaje de humedad constantemente más elevada. Si bien muchos géneros han completado el desarrollo de sus partes aéreas y han florecido durante este proceso, otras especies han aguardado a completar su desarrollo vegetativo para florecer a continuación. Y otras han perdido sus hojas y los seudobulbos inducen a formar nuevas yemas vegetativas que aceleran su rápida floración antes que comience la temporada de las lluvias.

  Luego de todo ésto, se puede evaluar cuando y porque ir a Machu Picchu para ver orquídeas. Las razones a favor y los contras podemos describirlos a continuación:


En la Temporada del Sol (abril a octubre) 

LAS VENTAJAS:
  El paisaje abruma, impresiona, causa todo tipo de sensaciones y se ve en todo su esplendor gracias a que el sol está casi todo el día y apenas llueve brevemente por la mañana o por la noche (anochece a las 16 hora local, pero ya a las 6 a.m. amanece).


► Se ven orquídeas, pero en especial las de flores grandes (Sobralia dichotoma, Anguloa virginalis, Cyrtochilum minax, Lycaste macrophylla, Maxillaria calantha, Sudamerlycaste locusta y Phragmipedium caudatum; éstos últimos habían finalizado de florecer ya para setiembre).

LOS CONTRAS:
Mucha gente, mucho turista por todos lados. Ir de junio a agosto es temporada alta en el turismo de Machu Picchu y los costos a proyectar serán diferentes.


No hay tanta diversidad de orquídeas en flor y las pocas especies florecidas se repiten en muchos sitios diferentes. Número total reconocidas: 28 especies.

 
En la Temporada de las Lluvias  (noviembre a marzo)

LAS VENTAJAS:
Muchas orquídeas en flor, especialmente mini y microorquideas. En un mismo sitio se hallan florecidas varias especies. Nùmero total reconocidas: 44 especies.


Poca gente transitando por Machu Picchu y alrededores.

LAS CONTRAS:
Llueve casi todo el día y apenas pocos momentos y brevemente se ve el sol especialmente al atardecer.
Clima fresco a frío la mayor parte del día (con mínimas 8º C).

 

  Todas las excursiones y caminatas se aconsejan realizarlas con una botella de agua mineral para hidratarse, comer poco previamente para no sufrir los efectos del apunamiento o la falta de reservas de oxígeno.

                                                                           

 

                                                Lic. Alejandro Taborda


 

Powered by FerozoSite